EEUU y la crisis de leche para bebés, hay escasez del producto

Los padres en todo Estados Unidos se esfuerzan por encontrar leche de fórmula para bebés porque las interrupciones en el suministro y la retirada masiva de productos de seguridad han hecho que muchas de las principales marcas desaparezcan de las estanterías de las tiendas.

Meses de escasez puntual en farmacias y supermercados se han visto agravados por la retirada de Abbott, que se vio obligada a cerrar su mayor planta de fabricación de leche de fórmula en Estados Unidos en febrero por problemas de contaminación.Meses de escasez puntual en farmacias y supermercados se han visto agravados por la retirada de Abbott, que se vio obligada a cerrar su mayor planta de fabricación de leche de fórmula en Estados Unidos en febrero por problemas de contaminación.

Preguntada sobre los esfuerzos de la Casa Blanca para suplir la escasez de este producto, la portavoz presidencial Karine Jean-Pierre dijo a los periodistas este miércoles que este es un “tema urgente” sobre el que el Ejecutivo y la Administración de Fármacos y Alimentos (FDA, en inglés) trabajan las 24 horas.

Aseguró que en abril las ventas aumentaron un 10% respecto a marzo y que los “consumidores deberían poder hallar fórmula para lactantes en las tiendas”, aunque remarcó que las autoridades intentan garantizar que sea más accesible en colaboración con la industria.

Por ahora, los pediatras y los trabajadores de la salud están instando a los padres que no pueden encontrar la fórmula para ponerse en contacto con los bancos de alimentos o consultorios médicos.

Advierten de que no se debe diluir la leche de fórmula para estirar los suministros ni utilizar recetas de bricolaje en Internet.

“Para los bebés que no son amamantados, esto es lo único que comen”, dijo el Dr. Steven Abrams, de la Universidad de Texas, Austin. “Así que tiene que tener toda su nutrición y, además, tiene que estar bien preparada para que sea segura para los bebés más pequeños”.“Para los bebés que no son amamantados, esto es lo único que comen”, dijo el Dr. Steven Abrams, de la Universidad de Texas, Austin. “Así que tiene que tener toda su nutrición y, además, tiene que estar bien preparada para que sea segura para los bebés más pequeños”.

Laura Stewart, una madre de tres hijos de 52 años que vive al norte de Springfield, Missouri, lleva varias semanas luchando por encontrar leche de fórmula para su hija de 10 meses, Riley.

Riley normalmente recibe una marca de Similac de Abbott diseñada para niños con estómagos sensibles. El mes pasado, en cambio, utilizó cuatro marcas diferentes.

“Regurgita más. Está más irritable. Normalmente es una niña muy feliz”, dice Stewart. “Cuando tiene la fórmula adecuada, no regurgita. Está perfectamente bien”.

Una lata pequeña cuesta entre 17 y 18 dólares y dura entre tres y cinco días, dijo Stewart.Una lata pequeña cuesta entre 17 y 18 dólares y dura entre tres y cinco días, dijo Stewart.

Como muchos estadounidenses, Stewart depende del WIC -un programa federal similar a los cupones de alimentos que sirve a las madres y a los niños- para poder pagar la fórmula para su hija. La retirada de Abbott eliminó muchas de las marcas cubiertas por el WIC, aunque el programa permite ahora las sustituciones.

Para tratar de mantener las existencias de leche de fórmula, los minoristas, incluidos CVS y Walgreens, han comenzado a limitar las compras a tres envases por cliente.

Según Datasembly, una empresa de análisis de datos, en todo el país el 40% de los grandes almacenes están sin existencias, frente al 31% de mediados de abril. Más de la mitad de los estados de EE.UU. registran tasas de desabastecimiento de entre el 40% y el 50%, según esta empresa, que recoge datos de 11.000 establecimientos.

La leche de fórmula para bebés es especialmente vulnerable a las interrupciones, porque sólo un puñado de empresas representa casi todo el suministro de Estados Unidos.La leche de fórmula para bebés es especialmente vulnerable a las interrupciones, porque sólo un puñado de empresas representa casi todo el suministro de Estados Unidos.

Los ejecutivos del sector afirman que las restricciones comenzaron el año pasado, cuando la pandemia de COVID-19 provocó interrupciones en los ingredientes, la mano de obra y el transporte. Los suministros se redujeron aún más por la acumulación de existencias de los padres durante los cierres.

Luego, en febrero, Abbott retiró varias marcas importantes y cerró su fábrica de Sturgis, Michigan, cuando los funcionarios federales concluyeron que cuatro bebés sufrieron infecciones bacterianas tras consumir leche de fórmula de la instalación. Dos de los bebés murieron.

Cuando los inspectores de la FDA visitaron la planta en marzo, encontraron protocolos de seguridad poco rigurosos y rastros de la bacteria en varias superficies.

Sin embargo, ninguna de las cepas bacterianas coincidía con las recogidas de los bebés, y la FDA no ha ofrecido una explicación de cómo se produjo la contaminación.

Por su parte, Abbott afirma que su fórmula “no es probablemente la fuente de la infección”, aunque la FDA dice que su investigación continúa. (Ny1Noticias)

Artículo anteriorLuis Ventura lanzó una escandalosa acusación contra Jorge Rial: “En Gran Hermano ponía a dedo a los finalistas”
Artículo siguienteMurió Vangelis , el musico de Carrozas de Fuego