El Gobierno criticó a Macri por los malos resultados del país en las pruebas escolares de UNESCO

En 2006, la primera edición de la prueba, Argentina quedó por encima del promedio en las cuatro áreas que se midieron por entonces. Seis años después, en 2013, ya se observaba una caída en el rendimiento comparado a la región. Ahora, en el estudio revelado hoy, los chicos argentinos muestran peores resultados que sus pares en matemática, lengua y ciencias naturales.

El ERCE es una prueba representativa que lleva adelante el Laboratorio Latinoamericano de Evaluación de la Calidad de la Educación (LLECE) de la UNESCO. En su última versión, cubrió a más de 4.500 escuelas y 202.000 chicos, que representan a casi 20 millones de estudiantes en sistemas educativos que albergan un universo total de 150 millones. Además de Argentina, participaron Brasil, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana y Uruguay.

Infografía: Marcelo RegaladoInfografía: Marcelo Regalado

Los malos resultados de Argentina en pruebas internacionales no son una novedad. Cada edición de PISA refleja un atraso profundo comparado a países de primer mundo. Lo que sí llama la atención es que en ERCE también “pierde” en la comparativa con países vecinos, a los que hasta hace 15 años superaba. Más aún: ERCE, a diferencia de PISA, no toma las mismas preguntas para todos los países. Elabora el cuestionario en base a las currículas locales. Es decir, pregunta por los contenidos que los chicos deberían saber.

“Desde el 93, cuando Argentina empezó a tomar pruebas estandarizadas, es la mayor caída con respecto a otros países, pero sobre todo con respecto a nosotros mismos. En 2013, si bien hubo una pequeña caída respecto a los demás, Argentina subió sus puntajes en las áreas evaluadas. Ahora nos encontramos con un panorama muy adverso, que buscaremos revertir”, señaló el ministro de Educación Jaime Perczyk durante la presentación de los resultados.

Si bien el informe no genera rankings, el ministro deslizó que la posición relativa de Argentina es muy mala. En Sudamérica se ubicaría en el anteúltimo lugar, solo por encima de Paraguay y por debajo de Brasil, Uruguay, Colombia, Perú y Ecuador.

El Gobierno salió hoy a criticar al expresidente Mauricio Macri por los resultados obtenidos:

El desprecio por la educación pública del gobierno de Mauricio Macri nos llevó a un piso histórico. Las evaluaciones del 2019 muestran el daño infringido por la desinversión en el área. Desde ese desastre, más las consecuencias de la pandemia, estamos reconstruyendo”, aseguró la vocera de la Presidencia, Gabriela Cerruti, en Twitter.

La reacción del ministro de Educación

“Este deterioro es una realidad que no podemos soslayar y dejar de poner sobre la mesa, ya que solo reconociendo la naturaleza de los problemas podemos trabajar con un objetivo claro y urgente para corregirlos. En este caso, recuperar y mejorar los aprendizajes de los chicos y chicas y, como consecuencia, sus rendimientos escolares. Ahora bien, también creemos que en gran medida este bajo desempeño comparado de la Argentina en las pruebas LLECE 2019 está vinculada al considerable desfinanciamiento del sistema educativo que tuvo lugar en nuestro país entre 2015 y 2019″, señaló Jaime Perczyk, ministro de Educación de la Nación.

Ante la consulta de LA NACION, su antecesor, Alejandro Finocchiaro, defendió su gestión: “Hablar de inversión educativa es, también y principalmente, hablar de la responsabilidad de las provincias que tienen a cargo las escuelas y el 75% del porcentaje del PBI que señala la Ley de Financiamiento. A nadie que conozca un poco el sistema esto se le puede escapar. Mucho más cuando a esas provincias se les han devuelto 15 puntos de coparticipación después de 2015″.

Y agregó: “Aunque no es cierto que hubo desinversión del Gobierno nacional en el período 2016-2019, pensar que la inversión es la única variable con peso en los resultados de estas evaluaciones es otro severo error. Lo demostraron las pruebas PISA 2013, donde cerca de dos tercios de los estudiantes argentinos que rindieron las pruebas no alcanzaron los niveles mínimos de aprendizaje en matemáticas y un 50% no alcanzó el mínimo en lectura y ciencia”.

Por su parte, frente a la pregunta sobre cómo se puede revertir esta tendencia negativa y preocupante, Perczyk respondió: “Estamos comprometidos como Gobierno a mejorar el rendimiento académico de nuestros alumnos de primaria y a incentivar sus aprendizajes, porque se trata de tomar decisiones políticas y llevarlas adelante con trabajo e inversión estratégica, porque sin presupuesto no hay derechos para nuestras chicas y nuestros chicos gestión jurisdiccional. Vamos a corregir la partida presupuestaria para la educación fijada para 2022 para que la inversión sea superior a la inflación”.

Artículo anteriorEl video de Cinthia Fernández y L-gante que despertó la furia de la novia del cantante
Artículo siguienteLa OMS juzga de excesivas algunas medidas contra la variante ómicron y pide calma