Misión de Spacex lleva regalos y suministros a la Estación Espacial Internacional

La empresa Space X, fundada poe Elon Musk, se prepara para llevar un nuevo cargamento de suministros a la Estación Espacial Internacional (EEI) este fin de semana y entre ellos incluye semillas de tomate.

Además de as semillas, la misión despegó del Centro Espacial Kennedy de la NASA en Florida la tarde de este sábado, llevó a la EEI nuevos paneles solares para la estación espacial y una serie de experimentos científicos.

La nave Dragón también lleva golosinas y comida típica del día de Acción de Gracias, para que los tripulantes conmemoren esa fecha en el espacio.

 

De acuerdo con CNN, el envió de las semillas de tomates forma parte de un programa de la NASA que busca proporcionar una producción continua de alimentos frescos a los astronautas en el espacio.

Actualmente en la estación espacial escasean los productos frescos, si se les compara con las comidas envasadas que los astronautas consumen casi a diario durante sus estancias de seis meses.

Se espera que las semillas de tomates enanos se cultiven en el espacio bajo dos tratamientos de luz diferentes para medir el impacto en el número de tomates que se pueden cosechar, así como el valor nutricional y el sabor de los frutos.

Las semillas se cultivarán dentro de unas pequeñas bolsas llamadas almohadillas para plantas instaladas en el Sistema de Producción de Vegetales.

 

De acuerdo con los planes, los tomates podrían estar listos para su primera prueba de sabor ya entrada la primavera de 2023.La tripulación espera cosechar los tomates 90, 97 y 104 días después de que las plantas empiecen a crecer.

Alimentos frescos que ya se cultivan en el espacio

Antes que los tomates, los astronautas ya han cultivado y probado diferentes tipos de lechuga, rábanos y chiles para sus ensaladas en la Estación Espacial Internacional.

(CNN)

Artículo anteriorGran Hermano 2022″: ¿Qué decía el comunicado de plata?
Artículo siguienteEl fallo se conocerá el martes que viene y Cristina dijo que estaba frente a un pelotón de fusilamiento